El calendario del 2018 yace en pedazos en algún lugar donde se juntan los residuos. Ya fue, hoy el 2019 ocupa su lugar. Es un libro de tapas duras como la vida, que es necesario llenar con hechos inteligentes. No es el momento de pensar qué hacer, sino de hacer lo que pensamos. Porque en el 2018 quedaron cosas en él debe que es necesario concretar. No seamos como ese automovilista que se desespera apretando el acelerador, cuando tiene la palanca de cambios en neutro. Es necesario introducir el cambio para que el móvil se mueva. Así son las cosas en nuestra vida, sin cambios todo sigue igual. Y no deseamos que todo continúe así. Queremos vivir días diferentes.

Actitudes correctas en nuestra vida.

Nada puede permanecer si el fundamento no es estable. Para situar algo sobre un buen cimiento, antes hay que quitar primero los escombros. Hay muchas cosas que estorban si se piensa en edificar algo que perdure en el tiempo. Y es necesario retirarlas de nuestra mente y de nuestro entorno. Una de las cosas que quita el sueño a mucha gente y roba su sensación de seguridad, es el dinero. Tanto si se tiene en abundancia cómo si se carece del necesario. El primero teme perder, el segundo ¿Qué hago para obtenerlo? Es aquí cuando se entra en la zona de peligro. La incertidumbre genera estrés y la multiplicidad de ofertas genera desconcierto. A quién escuchar y en qué creer.

El primer pensamiento del año.

No pongas tu confianza en las riquezas. Son inciertas y no duran para siempre. Donald Trump, el actual Presidente de los Estados Unidos, lo sabe mejor que nadie. En una oportunidad tuvo un quebranto en sus negocios inmobiliarios y quedó en la ruina. Según cuenta en sus memorias, al pasar frente a un mendigo que recibía limosnas, reconoció. Este pordiosero tiene hoy más dinero que yo. Pero no se frustró por la pérdida, introdujo cambios, reconstruyó su negocio y recuperó su fortuna. Si pones todo tu empeño en la vida en hacer dinero solamente, nunca encontrarás seguridad. Siempre tendrás miedo a perder y jamás disfrutarás plenamente del mismo.

¿Donde introducir cambios?

Comienza en tu mente. Es ahí donde se libran las batallas de tu vida y donde debes introducir los cambios. No queda más alternativa que aprender a controlar tu pensamiento. Y luego cuál de ellos conllevan un germen de posibilidades de concreción. Aprende primero a disfrutar de lo que tienes. Una de las cosas que nadie puede robarte, es la realidad del momento. Si nunca te detienes a disfrutar del mismo, jamás dejaras de correr tras lo desconocido. No todo conque sueñas se convierte en realidad. Hay muchos que no gozan un simple bocado de pan, porque siempre buscan el siguiente. Las cosas simples de la vida, no carecen de belleza para el que sabe apreciarlas. La vida puede ser un viaje placentero, pero no te pases la vida viajando. Haz cambios inteligentes.

Decide por ti mismo, de lo contrario, otro lo hará por ti.

Siempre debes descubrir el delgado hilo que separa, algo que aporta de lo que es simple interés personal. Mucho de lo que te muestran revestido de oportunidades, solo es agua para el propio molino del que lo ofrece. Por eso me fascina el Coaching. Porque siempre te deja un valor agregado. Hacer que descubras y utilices las herramientas que ya posees. Cambios radicales que hacen la diferencia. Todo el conocimiento que te dicen “haz esto o aquello” es incierto, puede dar resultado o no. Pero descubrir las potencialidades que tenías olvidadas o ignorabas y utilizarlas, es algo que ya nadie podrá quitarte. Son tuyas y te permitirán salir adelante, todas las veces que las utilices. No pienses que cambios hacer, sino hazlos. Solo así es que disfrutarás cada momento y uno de tus mejores años.

No dudes en comunicarte: 

Skype: roberto.ferreira50

robertoferreiraradio@gmail.com

WhatsApp: 59898740347