Tengo un problema ¿qué hago?

En una ocasión una pareja no tuvo mejor solución a su problema, que una separación temporal. La dificultad estribaba en que él roncaba y ella no podía descansar por la noche. La solución que encontraron fue vivir en viviendas separadas. La muestra más elemental del sentido común indicaba otra cosa. Era mucho más sencillo y además saludable, buscar un alternativa que existe para eliminar los molestos ronquidos. Pero el ser humano, es así ¿para qué hacer las cosas sencillas si las podemos complicar? Lo irónico del caso es que esta “pareja” está constituída por dos Psicólogos. Duplican los gastos, se ven de vez en cuando, no tienen intimidad por las noches. Tampoco comparten  asiduamente los quehaceres de una casa. Supongo que no tienen niños sino la complicación sería mayor.

Continuar leyendo