Busco algo que no tengo y estoy decidido a obtenerlo

Busco algo que no tengo y estoy decidido a obtenerlo. La imagen que vemos, nos sugiere muchas cosas diferentes. Una pareja que disfruta de un momento especial. Dos compañeros de trabajo que conversan en el descanso de sus actividades. Un encuentro casual entre dos personas o simplemente, conociéndose en una primera cita. Podríamos agregar multitud de circunstancias ante el hecho de ver dos personas departiendo, aparentemente con alegría. Y no acabaríamos por recrearlas todas. Pero esta imagen tan usual, no siempre es la realidad de muchas personas. Existen millones en el mundo entero que no viven con la cercanía de otro ser humano en su vida. Están solos o solas.

¿Por qué no tengo pareja?

He encontrado muchas veces está misma pregunta o similares en las más diversos medios de comunicación. El ser humano divaga siempre sobre cualquier tema, sin llegar las más de las veces a una conclusión. ¿por qué suceden las cosas que nos suceden? Perdemos mucho tiempo de nuestra vida buscando las respuestas. Y aunque parece lógica esta búsqueda y encontrásemos las respuestas adecuadas, con ello no resolveríamos la dificultad. Todo problema o dificultad, comienza a resolverse, cuando se sabe cual es y se toma acción para solucionarlo. No simplemente pensar en lo que no tengo, sino en la decisión de buscarlo hasta tenerlo. Si quieres una pareja, entonces, busca hasta que la encuentres. No te quedes simplemente preguntándote el porqué.

¿Que es lo que quiero y cómo lo encuentro?

Primero se debe definir lo que uno quiere lograr y después si se dispone de lo necesario para lograrlo. Hace un tiempo una empresa de electrodomésticos de mi ciudad, utilizaba este slogan. “Lo quiero y me lo llevo” desde luego obviaba que alguien se lo podía llevar, siempre y cuando tuviera con qué. En este asunto importante del amor, siempre pensamos primero en lo que nos gusta encontrar como pareja. Pero aquí precisamente radica el error. Conscientemente nos olvidamos de que por algo estamos sin pareja. Algo en nosotros debe cambiar para atraer a esa persona que deseamos a nuestro lado. No te minimises pero tampoco te sobrevalores. Lo que sucede en las novelas, no suele ocurrir en la vida real.

El espejo debe ser nuestro mejor amigo

De acuerdo a la calidad del espejo, es la imagen que puede reproducir. Pero de todas formas muestra una imagen y cuando nos colocamos enfrente, es la nuestra. Sobre eso es que hay que trabajar. Nuestro rostro muestra siempre lo que hay dentro de nosotros. Nuestra actitud, ánimo y la forma de mirar, más que lo agradable de nuestra cara. No importa tanto si se tiene una buena apariencia o no, sino si muestra decisión, alegría, simpatía o bondad. Eso es lo que atrae más que el atractivo físico. Mira las parejas con las que te cruzas. ¿Porqué, camina ese hombre poco atractivo al lado de esa hermosa mujer? ¿Porqué esa joven no tan agraciada va del brazo de ese atractivo joven?

Invierte en ti mismo@

Cada ser humano posee virtudes, que se pueden perfeccionar y defectos que se pueden corregir. Todo refiere a una inversión inteligente. Puedes invertir en la mejor ropa y el mejor perfume. El más llamativo peinado o el mejor calzado. Pero cuando abres la boca, todo eso pasa a segundo lugar. Tu conversación revela la clase de persona que eres. Instruida o no, entretenida o vulgar, tímida o desenvuelta. Insegura o con aplomo. Sean cuales fueren tus circunstancias actuales, créeme, las puedes cambiar. Cuando concurrías al colegio siendo niño ¿porqué lo hacías? Desde luego para aprender ¿quién te ha dicho que no puedes aprender a ser una mejor edición de ti mismo@? Cuando te decidas a hacerlo, tendrás lo necesario para encontrar y retener la pareja que quieras.

Búscame puedo ayudarte a lograrlo

youtube, facebook, skype

______________________________________________________________________________

vueltas y más vueltas sin ir al grano

 

Vueltas y más vueltas sin ir al grano

Recuerdo cuando era joven, un día  quise invitar a una chica que practicaba patinaje, a un espectáculo de Holiday on Ice. Por lo tanto, un Domingo me levanté muy temprano para concurrir al club donde ella practicaba. Tuve que esperarla bastante tiempo y cuando llegó intercambiamos algunas frases, pero nada le dije acerca de la invitación. Luego en la pista cuando en sus evoluciones y vueltas se acercaba a mi, algún comentario se me escapaba.

Hay tiempo todavía

Ella hacía un gesto con la mano y continuaba patinando. Terminó la práctica y la espere en la salida. Cuando la vi, decidí, que era el momento para invitarla y lo hice. ¡qué lástima respondió! Enrique me invito cuando llegué y acepté, tendrá que ser en otra oportunidad. Desde luego aprendí la lección. Cuando Elena llegó muchos años después, ya estaba preparado. Luego la vida y mi actividad me llevó a estar cerca del lecho de muchas personas en situaciones límites. Allí no hay tiempo para largas charlas, el tiempo se agota pronto y cada palabra se expresa sufriendo.

Otra más y van cuantas

Nunca se sabe cuantas oportunidades se pierden en la vida por no hablar en el momento adecuado. Las cosas no se deben dejar para después, porque sin duda habrían cambiado el rumbo de nuestra vida. La timidez o el poco discernimiento, arruinan las mejores oportunidades. Hay personas a quienes les cuesta demasiado abordar un asunto. Mucho más cuando se trata de hablar con una mujer o en el caso de ella, mostrar recatado interés. Me dicen y se dicen, bueno es que soy así y no puedo cambiar. Te digo que si puedes, todos podemos hacerlo. Te va la felicidad de tu vida en ello. Solo tienes que saber cómo. Y en eso, puedo ayudarte a lograrlo. Búscame y lo verás.

Roberto Ferreira

¡Juntos para tú éxito!