Pretty young woman with arms raised standing on beach

Comienza esta gran aventura, tu propia vida de éxito es posible. Creelo, tú puedes lograrlo. Se ha dicho y es la absoluta verdad que vivir es la mejor aventura de nuestra existencia. Para muchos afortunados lo es, pero para otro grupo mayoritario es una lucha constante y para el resto una tragedia cotidiana. Pero más allá de cual sea la situación actual, siempre se puede cambiar.

¿Cual es la causa de las diferencias?

¿Por qué esto es así, si la tierra nuestra morada, es pródiga en sustentarnos con sus frutos, el aire que respiramos unos y otros es el mismo aire a pesar de la polución y bebemos la misma agua aunque a veces esté un poco contaminada? ¿Cuál es entonces, la causa fundamental de las diferencias?

¿Convicción o Dudas?

Una primera causa de estas diferencias entre muchas, la encontramos en el hecho de que algunos saben aprovechar al máximo sus oportunidades, otros solamente algunas y el resto es rápido para desaprovecharlas todas. El éxito es factible para el que cree, pero no es más que una vaga idea antes que una posibilidad viable para el que duda.

¿Gigantes o Pigmeos?

Otra de las causas se haya en la forma que enfrentamos nuestros gigantes. Todos tenemos gigantes que enfrentar en nuestra vida, pero lo que varía e inclina la balanza es la forma en que uno los enfrenta. Para algunos como David, es un desafío para alcanzar el éxito y para otros una montaña inexpugnable, imposible de conquistar. ¿Dónde comienza esta batalla?

¿Medio ambiente, nivel intelectual, cuna o algo más?

No en el entorno que varía de un país a otro o en la calidad de la instrucción que es un apoyo importante. Tampoco en la clase social o el Status que facilita muchas cosas. La batalla comienza a desarrollarse primeramente en nuestra mente y en nuestro corazón. Ellos son el verdadero campo de nuestras batallas y el germen del éxito o el fracaso.

¿Que clase de persona eres?

Tu trabajo es definir, que clase de persona eres ¿de las que suelen responder “y… la voy llevando”. Dando a entender que tienes poco o ningún control sobre lo que haces. De las otras que se dicen “esto tiene que cambiar” y se disponen a cargar sus baterías y alistar las herramientas para la lucha.

¡Tienes trabajo que hacer!

Piensa en esto esta semana y define lo que deseas y que es lo que estás dispuesto o dispuesta hacer, para lograrlo. El éxito puede ser el comienzo de tu mejor aventura de vida.

Juntos para tu éxito.
Comunícate Skype por a: roberto.ferreira50